3 FACTORES DETERMINAN LA FORMA DEL TU CUERPO

Cuál es mi sorpresa cada vez que me llegan preguntas del tipo:

“Juan, me sobra grasa abdominal ¿qué hago para quitármela?” o “¿cómo me quito las cartucheras?”

Son conceptos que creo que están más o menos claros, pero no sé hasta qué punto, así que me zambullo en ello con mucho gusto para contestar con este post cada vez que reciba una de estas clásicas preguntas.

Para cambiar la forma de tu cuerpo puedes actuar sobre tú:

MÚSCULO, GRASA, POSTURA

Así de simple, así de fácil, estas son las 3 patas de tu estética corporal, y son las únicas sobre las que puedes actuar para mejorar la forma de tu cuerpo, siempre hablando de una transformación deportiva y saludable. Operaciones, amputaciones o similares aparte.  Sí, lo sé, en algunos casos la piel también influye, pero son los menos, y poco se puede hacer fuera del quirófano.

Piénsalo bien, es una excelente noticia, con una musculatura bien tonificada, un nivel de grasa corporal adecuado y con una buena higiene postural, vas a conseguir tu mejor versión, y no te pierdas en cábalas de quiero quitarme de aquí o ponerme allá.

MÚSCULO

EL músculo se trabaja, crece, decrece, y varía su firmeza y tamaño en función del entrenamiento. Se estima que puede variar su tamaño hasta un 15-20% de media, que escrito no parece gran cosa, pero un aumento muscular de un 20% se ve y mucho. La gran ventaja del músculo es que sí se puede trabajar por zonas, pudiendo poner un poco de aquí y quitar un poco de allá, es decir, se puede “moldear” la figura.

Si trabajamos adecuadamente el glúteo, los pectorales o cualquier otro músculo del cuerpo crecerán, es lo que se conoce como hipertrofia. Por ejemplo, últimamente, por algún motivo que desconozco se están poniendo más de moda el volumen exagerado en los glúteos, y se ven una infinidad de videos de ejercicios de glúteos en la red. Esa es la buena noticia del crecimiento muscular, la mala es que ese crecimiento tiene un límite, también te digo que en muchos casos como el último ejemplo, es mejor que sea así.

Tener y mantener unos músculos demasiado grandes, más de lo atléticamente natural, es muy caro a todos los niveles, hablo de tiempo, de esfuerzo, de dinero y de salud, lo siento, pero es así. Volviendo al ejemplo anterior, unos glúteos enormes, sin trabajar el resto del cuerpo, es un desastre sacro-lumbar a medio y largo plazo garantizado, además de una pérdida de tiempo, porque no conocerás a nadie con unos glúteos de caballo y unos muslos de cigüeña, im-po-si-ble.. No te centres en trabajar un solo grupo muscular, es un error de primero de fitness. Debes trabajar de manera equilibrada, y si creo que lo necesitas (yo creo que no), haz agunas series más de una zona concreta.

Pero al final, la naturaleza es sabia, porque un cuerpo con una musculatura atlética es un buen cuerpo, el mejor cuerpo posible, un cuerpazo!!!, siempre que no cojeen las otras dos patas, grasa y postura, es garantía de éxito.

GRASA

En el caso de la grasa es el único en que, en ocasiones, salud y estética no están tan alineadas. Los cánones de belleza de nuestros días marcan un porcentaje de grasa muy bajo, tal vez menos al que establecería el baremo de la salud, y me temo que en el caso de las mujeres esta diferencia está más acentuada, y, tristemente, es un círculo vicioso, porque cuanto más invirtamos hombres y mujeres en conseguir el cuerpo con infímo % graso, más dinero tendrán las empresas para hacernos creer que es lo óptimo. Vaaale, ya sé que esto no es lo que quieres leer, sino cómo bajar el % graso.

Este, es el punto estrella de los 3, en el que se aprecian las mayores diferencias estéticas entre un buen nivel y un mal nivel de grasa corporal, pues un exceso muy difícilmente nos va a permitir lucir estéticamente bien. Sí, por eso casi todos luchamos para bajar el índice de grasa corporal. Y a cambio, un buen % graso, dejará ver una musculatura mucho más saludable.

Normalmente el milagro viene aquí, seas chico o chica. En ejemplo claro de este fenómeno son los chicos que se machacan en el gimnasio para tener un musculatura como la de cristiano, y no saben ya la tienen más grande, que lo que hay que hacer es sacarla a relucir, eliminado esa grasa superficial claro. De hecho, si viéramos a un Ronaldo vestido normal, nos pasaría más por un chico delgado que por un chico musculoso.

Pero ojo, a diferencia de lo que pudiera parecer, no podemos elegir de donde eliminar la grasa, por ejemplo, no podemos decir que queremos eliminar la grasa de la tripa o de las cartucheras. Tenemos que acostumbrarnos a pensar que la grasa en el cuerpo se comporta como el aire en un globo de esos que tienen forma. Se irá repartiendo en la manera en que la constitución del globo decida. Lo mismo pasa con la grasa en el cuerpo si subimos un kilo de tejido adiposo siempre se “pondrá” en el mismo sitio, si bajamos un kilo siempre se irá de la misma manera. Siento aguarte la fiesta.

Entonces, qué opción tenemos con la grasa, siempre la misma, bajar a límites razonables, y utilizo el verbo bajar, porque es los que necesitamos la mayoría de nosotros, está claro que no todos, pero sí la inmensa mayoría. Y ya con el trabajo muscular moldeamos la forma que buscamos.

POSTURA

“Qué chorrada! La postura dice… “  pensarán muchos. Ojo, la postura es tan importante como las dos anteriores, y no solo desde un punto de vista estético, más aún a nivel de salud, la postura  también representa un papel protagonista.

Primero hablemos de estética instantánea. Todos sabemos que en  la gran parte de los anuncios de “teletiendas” o similares con antes y después, el único cambio que hay entre una foto y la otra es la postura. Algunos se lo curran un poco más y se peinan y se afeitan entre la primera y la segunda, pero vaya, que a pocos engañan. Pues fíjate si es importante la postura, que aun sabiendo que las fotos tienen “esa trampa”, nos vemos atraídos por el producto solo por la posibilidad de vernos como en la segunda foto.

Pues leches, puedes hacerlo sin gastarte un duro. Adopta una buena postura.

Hablemos de la estética a largo plazo, aquí sí que la postura es más del 50% del resultado. Que gusto da ver a esos señores mayores bien plantados. Ojo que generalmente tienen un peso adecuado, pero sin esa postura, no lucirían igual.

¿Cómo podemos hacer para mantenerla más allá de esos 5 minutos en los que nos acordamos? Pues la respuesta es sencilla, con los ejercicios adecuados, aquellos que nos mantengan equilibrada las musculaturas agonistas y antagonistas de cada articulación del cuerpo para que se mantenga bien erguido.

La mejor manera es asistir a clases de corrección postural, o dicho de otra manera, yoga, pilates, o este tipo de gimnasias que trabajan tan bien el equilibrio corporal. Una sesión a la semana te garantiza una buena postura, una buena movilidad incluso un buen tono muscular.. ¿Quién da más? Yo no hay semana que no haga una clase. Te lo recomiendo!