5 MOTIVOS POR LOS QUE NO DEBES ESPERAR AL 1 DE ENERO PARA PONERTE EN FORMA BAJO NINGÚN CONCEPTO

Seamos sinceros, el 1 enero no es una buena fecha para empezar a entrenar, ni para aprender inglés, ni para nada, bueno sí, para dejar de fumar es un día estupendo, supongo que por la resaca de la nochevieja.

Pero vamos a lo que nos ocupa, si quieres ponerte en forma NO te recomiendo esperar al 1 de enero bajo ningún concepto, tienes muchas más posibilidades de éxito en tu nueva vida fit si empiezas ahora, unas semanas antes.

MOTIVO 1: Precisamente porque en navidades nos metemos más calorías sí o sí, y seguramente ganemos algo más de 1-2 kilos, mejor que sean de músculo que de grasa.

Cuando estrenas vida fit, es importante que, ya que sometes a tu cuerpo un estrés deportivo al que no está acostumbrado, no le limites la energía, al contrario, necesitas combustible para arrancar, y en navidades por combustible no será.

Estamos de acuerdo en que las comilonas de navidad no son la mejor forma de aportar ese combustible, pero también está claro que ya que nos las vamos a pegar sí o sí, mejor aprovechar esas calorías extra a favor de obra, para entrenar mejor y construir tejido magro, que es el bueno.

MOTIVO 2: Si en navidad te limitas a comer y a permanecer inactivo, será precisamente a principios de enero la época del año en la que te vas a sentir más pesado/a.  Por culpa de esos 2-3 kilos extra que te lastrarán a la hora de moverte, es por lo que tienes más posibilidades de fallar.

MOTIVO 3: Los gimnasios están petados en enero, los monitores no podrán atenderte como te mereces, encontrarás colas en alguna máquinas…, vamos que no será una experiencia tan agradable como podría serlo en cualquier otra fecha del año.

MOTIVO 4: En navidades solemos tener más tiempo libre, si ya tienes una ligera inercia deportiva, puedes aprovecharlo para crear salud, no para criar michelines.

Y sobre todo..

MOTIVO 5: No, lo siento, no va a caer un rayo del cielo al son de las campanadas de nochevieja, que te ayude a ser más constante o que bloquee el tiempo de entrenamiento en tu agenda. Tú seguirás siendo tú con las mismas tareas, perezas y ganas, así que esperar al 1 de enero es claramente un acto de postergación, de pasarle lo que consideras un marrón a tu yo futuro.

Y oye, además te sorprenderás con los beneficios colaterales de estar un poco más en forma en esas fechas, como que estarás de mejor humor para soportar a tu cuñado, podrás soplar el matasuegras más fuerte que nadie (a modo de venganza), podrás evadirte de tu familia diciendo que te vas a correr, o ¿Quién sabe? igual hasta tienes suerte y para Reyes te cae una sudadera chula o un reloj con pulsómetro en lugar de la corbata o el pañuelo de turno.

Venga, arranquemos los propósitos de año nuevo hoy mismo.

Feliz día!

Juan Rallo