BOMBA MUSCULAR

Si tuviera que dar un único consejo de fitness y salud, probablemente sería este:

“no te olvides de la bomba muscular”

La bomba muscular es un mecanismo de colaboración entre los músculos de las piernas y las grandes venas que colabora con el corazón para que la sangre ascienda desde el tren inferior al éste.

Cuando los músculos de las piernas se contraen, comprimen las venas de las piernas, que gracias a unas válvulas anti-retroceso que tienen envían la sangre hacia arriba, descargando una parte importante del trabajo al corazón.

En realidad, existen otras bombas musculares, pero la de las piernas es la más nos interesa en este post.

Durante ciertos momentos del ejercicio, esta bomba puede desarrollar un 25% de la fuerza del sistema circulatorio, impresionante, ¿no?.

La aplicación práctica de todo esto es, en esencia, que ni se te ocurra parar una carrera o un entrenamiento de golpe, no puedes dejar solo a tu corazón, sin la ayuda de esta bomba muscular, justo en el momento en que más trabajo tiene. Eso puede ser muy mala idea,  a mis clientes se lo tengo prohibido “nunca pases de 100 a 0”.

Mira, tú mismo puedes hacer la prueba. Un día súbete a la cinta con tu pulsometro conectado. Tras el pertinente calentamiento, ponte a un ritmo elevado y aguanta un tiempo, a fin de elevar las pulsaciones. Una vez llegues a ese ritmo, para de golpe apoyando los pies en las plataformas laterales, verás como esos primeros segundos, a pesar de haber parado de moverte, las pulsaciones crecen.

Te recomiendo que tengas cuidado con el hiit que tanto se ha puesto de moda, no tengo nada en contra de las carreras de intervalos, de hecho las uso, pero jamás parando de golpe.

Si los entrenadores llevan años hablando de la importancia de la vuelta a la calma, será por algo.

A otro nivel, es el mismo efecto por el que te recomiendan dar un paseo cada dos horas cuando viajas en avión o en tren, para evitar la acumulación de líquido en las piernas.

Un post corto pero que espero que útil.