CREO NO AVANZO AL RITMO QUE TOCA ¿PUEDE SER?

Pregunta de las que recibo una vez a la semana al menos. La respuesta es: “depende, si tu objetivo es el crecimiento muscular seguramente no vayas lento, si es adelgazar probablemente sí. Y si tú objetivo es mixto, depende en qué fase estés”. 

Empecemos por el crecimiento muscular: 

Me llegan mails del tipo, “quiero ganar músculo pero voy muy lento”. 

No se debe esperar el crecimiento muscular con ansias, es lento como una tortuga. Haz cuentas, si creces a ritmo de 1,5 o 2 kilos anuales es mucho músculo, en 10 años te podrías ir a 20 kilos de músculo extra!!! Y eso son unos 80 gramos al mes, 20 a la semana, 3 al día… lo pillas, no? no hace falta que te peses diariamente buscando aumentos…  :(. El crecimiento muscular, por suerte, es lento.

Hay dos momentos que pueden llevar a engaño acerca del crecimiento muscular. 

1-Es posible que el primer día después de las pesas notes grandes cambios en tu cuerpo, más tono y claro, te notas más fuerte. Pero no son cambios de crecimiento muscular real, es decir no se suman proteínas a tu tejido muscular, es más bien un proceso de hinchado puntual de las células musculares que, para recuperar y para prevenir se llenan de glucógeno o de líquido. 

2-Es posible que entre el primero y el segundo mes notes grandes cambios. Es la fase más rápida porque es la natural, en la que nuestro cuerpo pasa de sedentario a activo, y rápidamente se pone en su versión de musculatura utilizada, atlética. Alcanza su musculatura óptima y equilibrada.

A partir de aquí es muy difícil que se cumplan tus expectativas en el proceso de crecimiento muscular real, estás luchando contra tu naturaleza y eso cuesta. Así que mejor acostúmbrate a ese ritmo de kilo o kilo y medio al año, más es complicado, por suerte, luego te explico la razón. 

El crecimiento muscular es lento porque necesita unos ciclos muy concretos de estrés, descanso, recuperación y vuelta a empezar, y todo ello en buenas condiciones de alimentación y sueño, y todo para aumentar un poquito. 

Respecto a la genética, a veces juega un papel importante, pero solo en casos contados, muy contados, tanto a favor como en contra, he visto muy pocas personas “esclavas” de su genética, porque casi nada puede competir con la insistencia. 

El problema es que en la fase en la que las personas quieren crecer, generalmente poco después de la adolescencia, hay mucha prisa por parecer un hombre fuerte o una mujer fuerte. 

Al respecto es mi obligación advertir de que la mayoría de la gente de menos de 30 que me contacta quiere más músculo, subir de peso, sin embargo, entre los que superan esta edad casi todos buscan bajar peso. Tenlo en cuenta, es posible que las prisas que puedas tener ahora por crecer, las tengas más adelante por bajar. Dicho de otro modo el músculo que crees que necesitas ahora, te sobrará en 10 años.

Pero acabemos con un aspecto optimista, por lo menos en esta fase tienes la posibilidad de comer un poco más. 🙂

SI TU OBJETIVO ES BAJAR GRASA, 

la respuesta da un giro interesante: Sí, probablemente vayas lento. 

La grasa es fácil de perder siempre que uno cumpla las normas básicas, que son evitar los atajos para conseguir perder perder peso rápido, y entender esto como un proceso y no como una acción puntual. Así de simple.

Si empiezas a moverte y controlar dos o tres puntos básicos de tu alimentación que conoces de sobra, tu cuerpo tiene que empezar a perder peso a ritmo constante y rápido, puesto que la pérdida de grasa no requiere ese proceso tan complejo de ciclos como el crecimiento. 

Eso sí, primero debes ser paciente y descubrir por ti mismo que el efecto y la sensación de “se me caen los kilos” empieza a aparecer según casos entre las 3 y las 6 semanas. Hasta entonces no caigas ni en desesperos ni en artimañas, solo conseguirás quebrar el proceso.  Sí, ya lo sé, todos tenemos prisa por perder peso, pero vamos a hacerlo bien.

SI TIENES UN OBJETIVO DE MUSCULAR Y DEFINIR, lo normal es que hayas empezado ganando masa y termines definiendo. 

Si estás en la primera fase, tus avances no serán muy llamativos por los motivos descritos, pero si durante ella haces bien tu trabajo, y ganas el tono y la masa precisos, tu cuerpo se convertirá en una máquina de quemar calorías, así que la fase de definición debe ser bastante veloz en resultados, las diferencias deben notarse cada 3-4 días. 

Así que revisa tu plan, y busca en qué momento estás, analiza, y si no estás feliz con tus resultados obtenidos en los últimos meses, cambia el plan. Y si lo haces de la mano de un buen profesional, mucho mejor.

Feliz día!!