DE OBESO A DEPORTISTA EN UN CLICK

Hoy he tenido una conversación muy interesante con un cliente. 

Te pongo en antecedentes. Él pesaba 140 kilos cuando empezamos hace dos meses, ahora está por debajo de los 130, y ambos nos hemos propuesto llegar a los 112 como primer objetivo… ya que el mejor estado que recuerda es de 113. 

Me decía esta mañana que esta vez estaba convencido que lo iba a conseguir, porque su actitud hacia semejante reto está siendo diferente a otras veces que ha intentado adelgazar. Que le daba igual hacerlo en 6 meses que en un año, pero no había posibilidad de fracaso. 

Oír esto con el convencimiento que lo ha dicho es genial. Y sé perfectamente de donde viene este click mental: 

“Tu cuerpo está siguiendo a tu mente” le he comentado.  

Poco a poco, sesión tras sesión, entre los dos hemos ido metiendo en su subconsciente que es un deportista, ¿Cómo? Muy sencillo, tratándole como tal en planificación y exigencia. Sus entrenamientos son los mismos quickfits con los que entreno a mis clientes y a mí mismo, claro que le adapto ciertos ejercicios que aún no puede hacer, pero le pido su 100% como a cualquier otro cliente. 

 Y ahora su determinación es tan fuerte, que tanto él como yo ya damos por hecho que llegaremos al objetivo (entre tú y yo, él dice que le da igual el tiempo que tardemos, a mí no, yo ya tengo mis previsiones) 

Recuerdo cuando nos conocimos, estábamos en una reunión con otros amigos comunes, y una persona no dejaba de decir que él lo que tiene que hacer es irse a una clínica de esas donde te cobran 1000 euros al día y no te dejan comer… una “clínica de obesos”,  mientras yo escuchaba, pensaba “para reforzar su sentimiento de obeso”… QUÉ ERROR!!! 

La cabeza es quien manda en el cuerpo. Y si alimentas la “mentalidad obesa” es muy complicado desprenderse de un gramo. El cuerpo, como un simple vagón en un tren, sigue a la máquina, la cabeza. 

La “mentalidad del obeso” es totalmente negativa en este aspecto, el “obeso mental” siente que sus entrenamientos no sirven para nada, entonces,  ¿para qué se va a esforzar? “Cuando esté delgado entrenaré mejor” piensa, cómo si el proceso fuera ese, primero el cuerpo y luego la mente, ahí está el error. Bueno ahí y en el hecho de ir remarcando cada uno de los comportamientos de las personas obesas mentales, tales como contar cada caloría, vivir pendientes de la báscula, buscar soluciones milagrosas… 

Ojo, hay una gran diferencia entre desear mucho un cuerpo deportivo y actuar como un deportista, no tiene que ver con los deseos, solo con las acciones, solo lo puedes conseguir pensando como tal, y en consecuencia actuando como tal. Sí, ya lo sé, si te sobran 30 kilos no puedes rendir igual, … aún.