¿DIETA O EJERCICIO?

¿En qué porcentaje son importantes cada uno de los dos?

MEEEEEK!!!!

Eso que suena es el detector de preguntas para vagos, porque esta es una de ellas.

Aquel que la formula, está deseando que le conteste que sobre 80% dieta y así poder saltarse el 20% del ejercicio, bueno, tal vez no lo haya pensado así, pero seguro que su subconsciente sí. 

Para mí, -soy entrenador, ¿qué voy a decir?- la alimentación sana es importante, pero el ejercicio es determinante. 

Las personas que hacen ejercicio de manera adecuada comen lo que quieren, casi siempre que quieren, y lo mejor, sus cuerpos aprovechan esas calorías  para estar mejor.

Las personas que no hacen ejercicio, rara vez pueden comer lo que quieren y casi todo “les engorda”. Ves por dónde voy, ¿no?

¿Te imaginas a los jugadores, por ejemplo de la NBA, pesando sus raciones arroz, verduras o de carne?, yo tampoco. Si, ya lo sé, no entrenamos tanto como ellos, pero es un exagerado ejemplo que deja muy claro el mensaje.

En el otro lado estaría esa persona, a la que todo le engorda…  casualidades de la vida, no hace deporte, total, todo le engorda…

El problema es que tratamos de buscar en la alimentación los beneficios que solo el ejercicio nos puede dar, tratamos de resolver problemas físicos derivados del sedentario con la química de los alimentos. 

Ojo, comer sano es importantísimo, y no hay discusión posible sobre ello. Una buena dieta te activa, te da energía y ayuda a recuperarte mejor. 

Y sí, somos lo que comemos, pero no nos sienta a todos por igual, no es lo mismo comer para recuperarnos después de un entrenamiento que comer lo mismo sin haber realizado ejercicio alguno.

¿Cómo se puede pasar de un “todo me engorda” a un “casi todo me sienta bien”? Es la pregunta del millón, y todo pasa por darle un giro a la cabeza. Dejar de seguir los comportamientos del “todo me engorda” y empezar a comportarse como una persona activa, mentalizarse de ello, y con el tiempo el cuerpo seguirá a la cabeza. Si piensas y actúas como una persona deportiva, en menos de lo que crees, tu cuerpo lo reflejará. Pero persevera!! 

Así que yo lo tengo claro, entrena bien, se paciente y deja que los alimentos jueguen a favor, que por supuesto, cuánto más saludables sean, mejor!