LOS 2 MOTIVOS POR LOS QUE SE PUEDE FALLAR EN UN RETO Y CÓMO SUPERARLOS

Los motivos por los que la gente falla en sus planes de entrenamiento y/o nutrición se podrían resumir en dos, localiza cuál es el tuyo y aniquílalo.

1: Exceso de presión

Una de las cosas que más rabia me da es cuando un cliente de repente desaparece sin dar ninguna explicación, no contesta mis mails, y no da señales de vida, bueno sí las da, pero normalmente unos meses después hablando de picos de trabajo o problemas personales. Oye, no digo que no los tenga, ni mucho menos, pero el motivo real de su ausencia es otro, lo conozco bien.

Todo empieza por un pequeño contratiempo, sencillamente durante un par de días no han podido entrenar y a partir de aquí se crea la bola de nieve, ya que trata de recuperar ese par de días, cosa que es poco probable precisamente por esos picos de trabajo, y al ver que no pueden con todo y que la lista de sus  deberes pendientes va creciendo hasta el imposible, desaparece. Y no lo hace adrede, sencillamente pasan los días precisamente porque quiere recuperar los entrenamientos pendientes antes de hablar conmigo,  hasta que meses después, aceptada ya la realidad, pide otra oportunidad para hacerlo todo perfecto.

Me da mucha pena, porque esto no funciona así, la perfección no existe. Durante el tiempo que duran mis planes, todo el mundo pasa por picos de trabajo, enfermedades, viajes, fiestas… lo que sea, y no pasa nada. Yo lo sé y está contemplado en dichos planes.

La única opción ganadora al respecto es dejar pasar los entrenamientos perdidos, y tratar de recuperar la normalidad lo antes posible. Porque intentar recuperar los entrenamientos es contraproducente y normalmente imposible. Esto se ve muy claro en un ejemplo: hasta los futbolistas pasan por lesiones y luego no tratan de recuperar entrenamientos atrasados. Además, mis entrenamientos ya están diseñados para sacar el máximo rendimiento de cada semana, solo falta que encima pretendamos hacer dos semanas en una. FAIL

Así que si aceptas que has perdido una, dos, o 5 sesiones, y sigues con normalidad, te garantizo el éxito. Keep going my friend!!

2: Falta de presión:

El otro gran error es el de parar el plan de entrenamiento. Me explico, supongamos que estás haciendo mi reto de 12 semanas, o un plan de entrenamiento on line conmigo, va a ocurrir lo mismo, es seguro que vas a pasar por una o dos semanas en blanco, muy raro el cliente que no ¿qué harías tú?.  Pues este tipo de cliente me escribe “Juan, retraso una semana que esta no he podido entrenar”, dicho de otra manera, retrasamos la fecha final del Reto. Ese es el otro error, el error de pérdida de presión. El fondo es el mismo, querer hacerlo todo perfecto, pero el error es el opuesto.

Inmediatamente reciben un mail por mi parte que dice: “Yo no soy partidario de parar o retrasar el Reto. El motivo es que el plan es muy largo, 12-16 semanas (según plan), y en ese periodo, todo el mundo pasa por una o dos semanas en blanco, viajes, enfermedades, picos de trabajo, los motivos varían, pero siempre hay semanas malas. Así que está contemplado en el plan, no te preocupes.

Digo que no soy partidario de parar el plan, porque entonces se pierde la presión que provoca saber que tienes que tener unas medidas para una fecha concreta, se pierde la esencia de mis planes, que es trabajar con fechas concretas y objetivos concretos. Pero al final, también eso depende de cada cliente, lo que te haga sentir mejor a ti, a mí no me supone ningún esfuerzo estar una semana más.”

Esta última frase es para que no parezca que yo tengo prisa por terminar, sino que el motivo real es que quiero que les salga bien.

Lo entienden perfectamente a la primera. El problema de esta pérdida de presión es que a partir del primer retraso, si lo damos por bueno, no tarda en venir otro, y otro, y al final esto se hace eterno para el cliente que a la vez  no consigue resultados. El símil del futbolista sería el de, que me retrasen un par de partidos que no he podido entrenar y no estoy preparado para ganar, ya terminaremos la liga en agosto”.

Y estos dos querido lector/a, son los dos únicos motivos por los que puedes fallar si tienes un buen plan. Si consigues salvarlos durante unas semanas, podremos considerar que eres un deportista. Al final las personas deportistas no se plantean si cumplen o no cumplen, sencillamente tienen el deporte interiorizado, y si un día no pueden entrenar, no hacen ni caso, porque lo tienen tan integrado que no se plantean si van a fracasar o no en su vida saludable, sencillamente, la disfrutan. Alcanzar este estado debe ser el objetivo.

Ahora ya sabes una de las lecciones más valiosas de la vida saludable, y aunque parezca algo obvia, nadie me la enseñó en la carrera ni en ningún curso de formación. Son los años de experiencia los que me han enseñado… madre que mayor soy!!!