¿TIENE QUE CAMBIAR TU RELACIÓN CON EL FITNESS?

Este es uno de esos artículos que hay que escribir de vez en cuando para recordar, a esas personas que más le cuesta, lo que es fitness, salud o bienestar y sobre todo lo que no es. Si es tu caso, échale un vistazo!

¿Tienes mala relación con el fitness?, ¿te cae mal? ¿sólo escuchar el término fitness te molesta? Te entiendo. Eso es lo que pasa cuando el «fitness» se convierte en una especie de edén, paraíso prohibido reservado a unos pocos, al que nunca vas a llegar. Pues es hora de darle al botón de refrescar y actualizar tu idea del fitness.

EL PROBLEMA

Sí, te entiendo, que si proteínas que si L-carnitina que si dieta tal, o cual, que ponte tal crema, que si el cardio no y las pesas sí, que si viceversa .. buff, y así muchas más, hasta yo me aburro de solo citar semejantes chorradas. 

Pero por culpa de este tipo de divulgción el término fitness está intoxicadísimo, desde grandes empresas hasta el último «influencer» tergiversan los beneficios de la vida sana para venderte algún producto sin el que no vas a poder mejorar, siempre según ellos claro.

CAMBIA LA VISIÓN DEL FITNESS

Llevo 25 años trabajando de entrenador, 25! Y te garantizo que TODAS las transformaciones de cuerpos que he visto en mi vida solo tienen dos causas, movimiento y alimentación saludable.

No he visto ninguna transformación causada por cremas o por placas vibratorias, mesoterapia, chalecos eléctricos o batidos de proteínas, fat burners, que por supuesto nada tienen que ver con lo que cualquier nutricionista imparcial llamaría alimentación saludable.

Incluso las operaciones de cirugía tipo balón intragrastico, reducción de estómago o liposucción tienen mal final si no entran en acción los dos sujetos protagonistas, comida rica y movimiento.

Esto que digo que es una oviedad tan grande, muchas veces deja de serlo por un motivo muy sencillo, la citada publicidad engañosa. Grandes empresas invierten millones y millones de € en publicidad para decirte que sus productos son capaces de aportarte los beneficios que hasta ahora solo han demostrado la buena comida y el buen movimiento.

En el fondo todos sabemos que esto es así, pero a veces nos resulta más cómodo pensar que si nos comemos una tortita de arroz con sabor a chocolate vamos a acabar como las chicas y los chicos del anuncio… sin comentarios. Y aunque pensemos que a nosotros no nos afecta, en el tan poderoso subconsciente se queda que si estas personas toman esas tortitas tienen que ser buena, intoxicando la mente.

A partir de ahora fíjate con mirada crítica y verás que son muchos los anuncios que usan estas técnicas, y si te metes en tele tienda ni te cuento…

LA SOLUCIÓN

Quítale todo aquello que le sobra al fitness, todas esas capas de superficialidad, instagram, fotos de abdominales, batidos, recetas fit a base de proteínas de bote.. toda esa patraña que no es bienestar sino que al contrario provoca malestar entre muchos.

Dejemos el fitnes en su esencia, el movimiento que tu cuerpo necesita y la comida de verdad que tu cuerpo quiere. Lo demás, te sobra..

Si eres de los que solo oír «entrenamiento» sienten como salta un resorte de pereza en su interior, es que estás contaminadísimo por la desinformación del fitness. Necesitas un cambio de chip, un regalo a tu cuerpo, mentalizarte de que el ejercicio te gusta, no te creas que es tan duro, solo es un click en tu cabeza, pero solo puedes hacerlo tú. Y así conseguirás moverte no porque sea bueno para la salud, sino porque sencillamente te gusta…

A todo el mundo le gusta hacer ejercicio cuando lo está haciendo, fíjate si es así que es imposible correr 5 minutos y estar triste o de mal humor a la vez, ¿por qué crees que es?

Y si tienes dudas de que esto es así, te propongo la siguiente experiencia, siéntate 20 minutos en la recepción de un gimnasio y mira las caras de la gente que entra y la gente que sale, no hay mayor prueba que el ejercicio nos gusta a todos.

Pues eso, tu relación con el fitness tiene que cambiar, dejar de ser tu enemigo para convertirse en un gran amigo/a, ese buenazo que tenemos todos, al que con poco caso que le hagas te lo agradece multiplicado por 10.

Pero no vamos a conseguir una relación de amistad si nos decimos cosas feas, así que mejor cambiamos las palabras con las que nos relacionamos con el fitness. Busquemos palabras con connotaciones positivas, a mi por ejemplo, se me ocurre a bote pronto cambiar estas palabras.

  • Dolor de agujetas por qué ricas las agujetas.
  • Esfuerzo por inversión
  • No puedo más por cuanto beneficio voy a sacar de esta sesión.
  • Constancia y sacrificio por forma de vida…

Y si lo que quieres es un buen plan donde solo se hable de entrenamiento de calidad y de comida de verdad, te presento mi Reto, mucha gente se ha reconciliado con la vida saludable gracias a él, mira:

Feliz día!!

Juan Rallo